Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/

 

El secretario de Agricultura Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, dijo que el 49% del presupuesto de la Sader aprobado para el 2019, que asciende a 65,400 millones de pesos, se ha destinado a apoyar a los pequeños y medianos productores rurales.

 

El secretario de Agricultura Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula, se dijo confiado de que en los siguientes años los sectores agropecuario y pesquero de México serán fuente de alimento para todos y un eje de crecimiento, bienestar y desarrollo.

 

“Su rescate contribuirá a que los jóvenes, las mujeres y los hombres de las zonas rurales tengan mejor calidad de vida”, dijo Villalobos Arámbula.

 

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados para analizar el Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que ante realidades distintas en estos sectores se aplican políticas diferenciadas.

 

“Realizamos los ajustes necesarios para la operación inmediata de los programas prioritarios ordenados por el jefe del Ejecutivo, los cuales permitirán pagar, en el corto plazo, la enorme deuda social que durante tres décadas se acumuló en los territorios rurales”, comentó el funcionario federal.

 

A la fecha, Villalobos Arámbula precisó que el 49% del presupuesto de la Sader aprobado para el 2019, que asciende a 65,400 millones de pesos, se ha destinado a apoyar a los pequeños y medianos productores rurales.

 

El funcionario comentó que los programas Producción para el Bienestar, Precios de Garantía, Fertilizantes, Crédito Ganadero a la Palabra; y Apoyo a Cafetaleros y Cañeros, han demostrado que, con la entrega de recursos de manera directa, sin intermediarios, es posible causar un mayor impacto entre quienes tienen el derecho a recibir tales beneficios.

 

“Para el primer trimestre del año ya estaba dispersado el 75% del presupuesto a cerca de 1.2 millones de productores, lo cual no tiene precedente en el ejercicio de los recursos, y permitió a los productores contar con recursos oportunamente para invertir en insumos productivos en alrededor de 4.5 millones de hectáreas para granos. Al 30 de septiembre se ha alcanzado el 100% de las metas programadas, en beneficio de 1.8 millones de productores y más de 2.5 millones de predios”.

 

Según el funcionario, los referidos programas son el eje de las acciones emprendidas en el sector, y el principal instrumento para orientar el rescate del campo mexicano.

 

Desde su visión, la realidad confirma la enorme desigualdad que impera en los sectores agropecuario y pesquero, en donde coexisten dos polos asimétricos: uno moderno, integrado a procesos globales y que genera riqueza, y otro en el que se perpetúan las condiciones de marginación y atraso.

 

Las actividades primarias en el país presentan también una situación contrastante, dijo.

 

Villalobos Arámbula detalló que de 5.4 millones de unidades económicas rurales, el equivalente al 18.7% se dedica a la agricultura empresarial con grados muy diversos de competitividad y participación en el mercado, porque incluso han optado por la agricultura de exportación, sobre todo de hortalizas, frutas y ornamentales. En tanto que 4.3 millones, el 81.3% de las unidades económicas rurales, tienen como característica, la agricultura familiar mayoritariamente de subsistencia o autoconsumo; o con limitada vinculación al mercado, en transición a las actividades empresariales y con ventas menores a los 100,000 pesos.

 

Ello es consecuencia, estimó, de un modelo de apertura económica y de inserción en las corrientes comerciales y financieras globales, que ofreció a los sectores más avanzados del sector agroalimentario la oportunidad de ser más competitivos en los mercados internacionales.

 

Sin embargo, dijo que los beneficios de ese modelo no alcanzaron a los más pequeños productores; por el contrario, el esquema probó ser incapaz de sacar de la pobreza a millones de personas, agravando la desigualdad y la exclusión.

 

“Más del 55% de la población rural nacional vive en pobreza, y de éstos el 16.4% padece pobreza extrema”, informó Villalobos Arámbula.