Fuente: https://www.ganaderia.com/

 

El titular de la Sader destacó que el comercio agroalimentario entre México, Canadá y Estados Unidos alcanza un monto anual de 90,000 millones de dólares; en la avicultura y la porcicultura el tema de la entrada de carne a precio dumping sigue siendo una constante.

 

Luego de que se aprobara en el Senado de Estados Unidos el Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) con 90 votos a favor y 10 en contra, desde la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se enfatizó que esto es “una buena noticia” para el sector agroalimentario en América del Norte, el cual cifra un monto alrededor de los 90,000 millones de dólares; aún falta que la Cámara Alta canadiense dé luz verde al texto.

 

Este acuerdo, que reemplaza al antiguo TLCAN, según dijo el titular de la Sader Víctor Villalobos, resulta en un “ganar-ganar” para los tres países, esto luego de señalarse satisfecho con la derrama económica que se generará gracias a los efectos colaterales con la producción agroalimentaria.

 

En un comunicado de prensa, la dependencia puntualizó que el T-MEC brindará certidumbre a los tres países ya que contiene reglas claras de operación y un comercio complementario, que se basará en regulaciones de ciencia.

 

“El TLCAN impulsó la agricultura en los últimos años, nos ha hecho más eficientes y competitivos y, sobre todo, nos ha permitido acceder al importante mercado de Norteamérica”, añadió Villalobos Arámbula.

 

COMERCIO DE POLLO Y CERDO DUMPING DE ESTADOS UNIDOS HACIA MÉXICO; UNA ASIGNATURA PENDIENTE

 

Sin embargo, antecedentes como los señalados principalmente por los sectores avícola y porcícola en donde las importaciones de carne de pollo y cerdo que entran a bajo precio (dumping), ha sido una queja constante por parte de los organismos cúpulas de ambas industrias, quienes han sido enfáticos al señalar y pedir incluso cuotas compensatorias a la Secretaría de Economía.

 

A pesar de que desde la titularidad de la Sader se recalcó que el T-MEC actualiza “en mucho” los beneficios que recibirá el sector agroalimentario mexicano versus el TLCAN, en la Unión Nacional de Avicultores (UNA), por ejemplo, se resaltó en noviembre pasado que desde 2012 hay conocimiento por parte de las autoridades de Economía, que existe un comercio desleal respecto a la proteína de pollo.

En lo relacionado a la carne de cerdo, en la Organización de Porcicultores del País (Oporpa), denunciaron a finales de año que a los productores estadounidenses les cuesta exportar su carne de cerdo hacia nuestro país, en promedio 800 pesos, mientras que los porcicultores mexicanos tienen que pagar hasta 800 dólares para poder enviar carne; esto representa, según dijo su líder, Heriberto Hernández Cárdenas, pérdidas para la producción mexicana ya que no se puede competir en un piso de igualdad comercial.