Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/

 

El Consejo Nacional Agropecuario también exigió al Legislativo recapacitar en el recorte planteado en el proyecto de presupuesto de la Secretaría de Agricultura que, de materializarse, quitaría 30% de recursos al sector.

 

El sector agroalimentario demandó el apoyo y compromiso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para emprender una política de promoción, inteligencia comercial y representación gubernamental en negociaciones comerciales con otros países para diversificar las exportaciones.

 

Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), destacó que México se ha posicionado como el décimo primer productor de alimentos en el mundo y se ha colocado como un gran exportador. No obstante, “nos urge pasar a la siguiente etapa: necesitamos que México se consolide en los mercados en los que actualmente tiene presencia en el mundo, e incursionar en nuevos mercados”.

 

Los acuerdos internacionales de México abren oportunidades, más allá de Norteamérica, como Europa, Asia, los países árabes, China y Medio Oriente, que también pueden aprovecharse en beneficio de toda la economía nacional, es decir, además de diversificar mercados, también debemos diversificar nuestros productos, comentó.

 

A través de un mensaje enviado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), De la Vega pugnó por el apoyo y el acompañamiento de este gobierno de la Cuarta Transformación. “Que cumpla la razón de ser del Estado Mexicano: garantizar la seguridad de sus ciudadanos y de sus bienes; también necesitamos un presupuesto equilibrado y suficiente para fortalecer la sanidad, la investigación, la tecnificación, infraestructura y comercialización para pequeños, medianos y grandes productores”.

 

Reiteró: “No perder lo que hemos ganado como sector. Las representaciones en el extranjero de la Secretaría de Agricultura y Economía, que nos promueven, asesoran, cabildean y nos representan con temas de comercio y sanidad, coordinan las defensas de solución de controversias e investigación de subsidios”.

 

El presidente del CNA lamentó que en el proyecto de presupuesto federal para el 2020 se haya solicitado un recorte de 30% al campo, que deja un monto por 46,000 millones de pesos contra los 75,000 millones del 2019, cuando la estrategia del gobierno de López Obrador es ser autosuficientes.

 

Solicitó a los legisladores a que se recapacite y se otorguen mayores recursos, a fin de reflejar la importancia de aumentar la producción de alimentos en nuestro país, no sólo como una prioridad, sino como un asunto de seguridad nacional.

 

“Nos llena de orgullo que productos como el aguacate, las berries, el limón, el tomate, cárnicos de res, aves y puerco, los pescados y mariscos, entre otros, sean altamente apreciados por su calidad en todo el mundo”, expresó.

 

Para los empresarios del campo, es necesario apuntalar la política pública agroalimentaria y pensar en los próximos 20 años.

 

Costará más a importadores de ese país

México sella pacto tomatero con EU

 

Ayer, productores mexicanos de tomate y autoridades de Estados Unidos firmaron el acuerdo para suspender aranceles a la exportación del fruto mexicano, tras las quejas de productores de Florida de que el producto procedente de México se vende subvaluado a los importadores estadounidense.

 

El acuerdo incluyó la controversial última propuesta de inspeccionar en frontera  92% de los camiones para revisar la calidad de los tomates, mientras que establece incrementos en los precios de referencia para tomates de especialidad y un alza en el precio de los tomates orgánicos 40% arriba del precio de los convencionales.

 

De acuerdo con información publicada por el sitio estadounidense Politico.com a partir de declaraciones de gente con conocimiento del tema, el acuerdo resultará costoso para los importadores estadounidenses, quienes tendrían que desembolsar 270 millones de dólares de inicio, más 50 millones cada año, para costear las inspecciones de tomate.

 

El dinero serviría para pagar almacenes y otros cambios en instalaciones para cumplir el nuevo sistema de inspecciones, toda vez que las revisiones a las importaciones de tomates mexicanos no se harían en la frontera, sino en las instalaciones de los distribuidores.

 

El Departamento de Comercio de Estados Unidos y los exportadores nacionales alcanzaron un entendimiento el 20 de agosto.

 

“Esperamos que el procedimiento que diseñe @USDA (el Departamento de Agricultura de Estados Unidos) para la inspección en frontera sea lo más eficiente posible. Felicidades a los tomateros”, dijo ayer Jesús Seade, subsecretario para América del Norte en su cuenta de Twitter. (Con información de Redacción).