Fuente: https://www.elsiglodedurango.com.mx

 

Garantiza que la carne que llega a los hogares es de mejor calidad, por lo que la tendencia en el país es contar con más de estos rastros.

 

Pese a que San Luis Potosí se ubica como tercer productor de carne a nivel nacional, solo cuenta con un rastro Tipo Inspección Federal (TIF), mismo que se ubica en la Huasteca potosina.

 

Aunque un Rastro Tipo Inspección Federal (TIF) resulta más costoso de mantener y más estricto para los productores, garantiza que la carne que llega a los hogares es de mejor calidad, por lo que la tendencia en el país es contar con más de estos rastros, indicó Gastón Santos Ward, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

 

El funcionario federal manifestó que a la Huasteca potosina llega ganado de todo el país para ser sacrificado en el rastro TIF de Tamuín, “se sacrifican alrededor de 700 mil cabezas en los rastros de la Huasteca, más lo que se sacrifica acá (en la zona metropolitana de San Luis)”.

 

En ese sentido indicó que “la tendencia de todo el país es ir mejorando en el tema sanitario y cuanto más rastros Tipo Inspección Federal se tengan, más garantías para la gente que consume ahí, pues finalmente la inspección federal es mucho más severa, con más requisitos y cuando llega una inspección federal y ve un rastro que no está bien, clausuran y cierran el rastro”.

 

Destacó que cuando ello sucede, genera una garantía para quienes consumen carne que viene de un rastro TIF, “que sepan que viene limpia, que viene libre de toda clase de químicos y que finalmente no le vas a hacer daño a tu familia si les das de comer de ahí”.

 

En lo que compete a los productores ganaderos, reconoció que resulta más costoso acudir a un rastro TIF, por lo que “teniendo oportunidad pequeños productores de sacrificar en un rastro que no requiere de esa severidad muchas veces lo hacen por costos”, aunado a que hay “coyotes” que mandan el ganado a otros lugares para el sacrificio.

 

Santos Ward señaló que San Luis Potosí se encuentra en un punto de mejora de la calidad de la genética y las condiciones en los municipios, aunado a que con la visita del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) hace unos meses, se podrá definir si la entidad puede exportar ganado, lo que seguramente incrementará el interés de los productores.

 

Manifestó que actualmente San Luis Potosí es el tercer productor de carne en el país, con alrededor de 800 mil cabezas de vacas productivas, “gracias predominantemente a las engordas que se tienen en Tamuín”.